sábado, 25 de septiembre de 2010

Tea Time

¡Qué invento el del teléfono móvil con cámara!. Quién me iba a decir a mí hace diez años que acabaría haciendo fotos con un telefonillo. Yo era de los fotógrafos que se negaban a aceptar la tecnología digital. Ahora ya veis, se pueden conseguir imágenes como ésta sin ningún tipo de ajuste, ni sofisticadas ópticas, sólo encuadrando más o menos bien y apretando un pequeño botón. Tiene su mérito, claro que sí, pero ¿y la emoción de antes cuando esperábamos una semana para ver las fotos de las vacaciones?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada